HIPERTENSIÓN


DEFINICIÓN

Presión arterial elevada. Aunque generalmente es definida como valores de presión sanguínea sistólica mayor de 160 mmHg y presión sanguínea diastólica mayor de 95 mmHg, los valores absolutos deben ser interpretados en términos de edad y grupo étnico.


CAUSAS TÓXICAS

Nota: La hipertensión asociada con Inhibidores de Monoamino Oxidasa es generalmente una manifestación de una interacción con otro medicamento o con alimento.  Usualmente los fármacos implicados son:  anfetaminas, efedrina, metildopa y antidepresivos tricíclicos. Cualquier alimento que contenga tiramina puede ocasionar el efecto.


CAUSAS NO TÓXICAS


CUADRO CLÍNICO

El diagnóstico de hipertensión requiere de mediciones seriadas de la presión arterial utilizando un tensiómetro apropiado.

Se sugiere etiología tóxica cuando: hay ausencia de otras causas conocidas de hipertensión y en un paciente sin  antecedentes  de hipertensión.

Los principales signos y síntomas observados son los que usualmente se manifiestan debido a la intoxicación. La elevación severa de la presión arterial puede complicarse por  encefalopatía por hipertensión, hemorragia intracerebral, edema pulmonar aguda o infarto al miocardio. Signos y síntomas tales como dolor en el pecho, disnea, cefalea, nausea y vómito, estado mental alterado, trastornos visuales, papiledema, y disminución de la excreción urinaria puede ser reflejo de la presencia de las complicaciones anteriormente descritas.


DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL


INVESTIGACIONES RELEVANTES


TRATAMIENTO

La hipertensión asociada con intoxicaciones crónicas generalmente es leve, y se resuelve al alejarse del agente causal previamente identificado. En el caso de intoxicaciones por metales, puede indicarse la terapia específica con quelantes.

La hipertensión asociada con la mayoría de las intoxicaciones es leve y requiere solamente observación hasta que ésta se resuelva.

La hipertensión asociada con sobredosis de cocaina, anfetaminas o inhibidores de la MAO, u otros estimulantes simpáticos, generalmente responderá a la sedación con benzodiazepinas, ej.: diazepam 5 a 10 mg (0,25 a 0,4 mg/kg en niños) intravenosamente en 1 a 3 minutos. Repetir la dosis si es necesario, hasta una dosis máxima total de 30 mg (5 mg en niños). Generalmente, esta es la única terapia que se requiere.

Cuando hay evidencia de daño de un órgano terminal o cuando la presión arterial diastólica se mantiene por encima de 120 mmHg a pesar de la sedación con la benzodiazepina, deberá iniciarse la terapia con uno de los siguientes agentes hipotensores parenterales de acción corta. El objetivo es disminuir cuidadosamente la tensión diastólica por debajo de 100 mmHg.

Nitroprusiato de Sodio
Vasodilatador generalizado directo
Dosis: Comenzar infusion iv continua a 0.5 µg/kg/min. Titular  la tensión arterial hasta una dosis máxima de 10 µg/kg/min. Deberá administrarse vigilando constantemente, idealmente con monitoreo contínuo de tension arterial. La solución y el tubo deberán cubrirse para prevenir la fotodegradación.

Fentolamina
Betabloqueante competitivo de alfa adrenoreceptores
Dosis: 2.5 - 5 mg (0.05 - 0.1 mg/kg) IV cada 5 minutos hasta alcanzar el efecto deseado. Posteriormente, infusión continua de 25 a 100 mg/12 horas.


EVOLUCIÓN CLÍNICA Y MONITOREO

La hipertensión luego de una sobredosis aguda es generalmente de corta duración (horas) y paralela a la duración de otras manifestaciones clínicas de la intoxicación.  La tensión arterial debe medirse frecuentemente, especialmente durante las fase inicial de la intoxicación.  En casos severos, especialmente cuando se utilicen hipotensores parenterales, es ideal el monitoreo continuo a través de una línea arterial. Cuando no se tienen los recursos disponibles, se recomienda realizar frecuentemente mediciones no invasivas de la tensión arterial  

Durante el período de hipertensión, el paciente deberá ser observado a fin de detectar complicaciones agudas desde su etapa inicial: disección de la aorta, hemorragia intracraneal, insuficiencia ventricular izquierda e infarto al miocardio.


COMPLICACIONES A LARGO PLAZO

Las complicaciones a largo plazo debida a la hipertensión de etiología tóxica son raras pero pueden incluirse las resultantes de una hemorragia intracraneal, infarto agudo al miocardio y la hemorragia de retina.


AUTOR(ES) / REVISORES

Autor: Lindsay Murray, Senior Lecturer in Emergency Medicine, Queen Elizabeth II Medical Centre, Nedlands, WA 6009, Australia, Tel: +61-8-9346 1665, Fax +61-8-9346 1665, Email: Lindsay.Murray@health.wa.gov.au
Revisores: Rio de Janeiro 9/97: J.N. Bernstein, E. Birtanov, R. Fernando, H. Hentschel, T.J. Meredith, Y. Ostapenko, P. Pelclova, C.P. Snook, J. Szajewski; London, 15.03.98: T. Della Puppa, T.J. Meredith, L. Murray, A. Nantel.


TRADUCTOR

D. Pasqualatto